Opinión

La soberbia de los políticos que inmortalizan sus nombres en la vía pública

Por Selena Altamirano Palafox

Miles de políticos suspiran y anhelan su inmortalidad, el ser recordados por generaciones después de su muerte, aparecer en los libros de historia como héroes, y que decir de que la gente los siga recordando como grandes gestores de cambios trascendentales, sin embargo pocas, muy pocas personas se han ganado a pulso ese honor, y es que la misma historia se va tergiversando con el paso del tiempo a tal grado que terminamos contando narrativas de quienes la escribieron a su conveniencia.

Sin embargo hoy en día, con tantas personas, líderes de opinión, noticias, posts de redes sociales, artículos y toda esta infoxicación que nos bombardea diariamente y permanece en la nube, es más complicado modificar la historia a conveniencia, sin embargo les queda “la vieja confiable” esa que merece de menos esfuerzo, mérito y capacidad, ¿Saben cuál es? ¡Exacto! Nombrar calles, colonias, bulevares y hasta ciudades con su nombre.

Este fenómeno no es exclusivo de Sonora, se suscita en toda la cartografía nacional, que hasta pudiéramos decir que ya es parte de nuestra pseudocultura, no importa que el personaje siga vivo, tenga fama de corrupto, o incluso se le haya comprobado, su narcisismo o el servilismo de sus subordinados les concede su ególatra capricho de inmortalizarse en la vía pública, echemos un pequeño vistazo en nuestra querida tierra:

Manlio Fabio Beltrones Rivera

Les diré que el ex gobernador priista fue el motivo de mi inspiración, pues cuando el pasado 30 de diciembre del 2021 el cabildo de Guaymas a través de una iniciativa ciudadana decidió cambiarle el nombre por mayoría al principal Blvd. de San Carlos que llevaba su nombre y ahora se llamará Tetakawi, recordé que el ex gobernador, diputado y senador a quien se le ha relacionado con el crimen organizado, acusado de supuestamente repartir maletas llenas de efectivo a Raúl Salinas de Gortari hermano del ex presidente, de desviar recursos para pagar las campañas políticas del partido que encabezó y recientemente los nuevos escándalos que involucran a su hija Sylvana Beltrones en el presunto desvió de 10 millones de dólares a Andorra, para alimento de su ego tiene varias colonias con su nombre a lo largo y ancho de Sonora, en el municipio de Etchojoa tiene una con C.P. 85280, otra en Ciudad Obregón C.P. 85020, en Nogales lo que antes se conocía como colonia Los Tapiros (que la mayoría la siguen ubicando así) también lleva su nombre C.P. 84065, una carretera Manlio Fabio Beltrones Rivera en la Colonia Esperanza de Cajeme, una calle en la Ciudad del Cobre Cananea C.P. 84623, y un Fraccionamiento también con su nombre en Agua Prieta C.P. 84269, Santa Cruz, Quiriego, Navojoa y esas son las que pude encontrar, quizá se me pase otra por ahí, pero sin lugar a dudas el si que tapizó Sonora con su nombre pese a su dudosa moral.

Otros que se han inmortalizado en las nomenclaturas locales son Jorge Valdez Muñoz, primer alcalde panista, la ex primera dama Laura Alicia Frías de López Nogales, José Abraham Mendivil ex diputado y ex Alcalde de Navojoa, Guillermo Padrés con un Blvd en Santa Ana, Armando López Nogales en Rayón, solo por mencionar algunos…

Pudiera resultar un tanto insignificante debatir el tema porque nuestra clase política nos ha acostumbrado a normalizarlo, sin embargo esto no debe ser normalizado, la estructura urbana no solo es parte de un mapa, es parte de nuestra historia, de nuestro día a día y como tal deberían de representar aspectos significativos y relevantes de nuestra cultura, nombres que nos den identidad, que realmente nos hagan sentir orgullo y que no solo sirvan para inmortalizar a servidores públicos que deberían limitarse a eso, servir, no servirse.

Fuente: Selena Altamirano Palafox