Opinión

Café Internet: La crisis de los medios y el ejemplo del Expreso

Por Allan de la Rosa

No es ningún secreto que en la actualidad los medios de comunicación se encuentran en crisis o en plena evolución, incluso el tema ya lo tratamos en una de nuestras columnas.
Pero creo que es muy importante retomarlo y detallarlo, basándonos en un hecho que trascendió fuertemente ayer, relacionado con el periódico Expreso.

Según información proporcionada por el portal Mil Noticias, ese diario llevó a cabo un fuerte recorte de personal, sobre todo en el área de redacción, dejando fuera a reporteros, editores y fotógrafos con bastante trayectoria y experiencia.

Lo anterior, según versión de ese portal, podría ser una estrategia del mismo Expreso en la que dejaría de imprimir y se dedicaría solamente a brindar información por medio de sus redes sociales y página web, además de sus estaciones de radio.

El asunto no es descabellado, pues como lo mencionamos anteriormente, es un proceso natural que deben sufrir todos los periódicos impresos, el caso aquí es que si no se respeta esa evolución y se acelera el proceso, se podría provocar una catástrofe en el mismo medio de comunicación.

El periódico Expreso siempre me pareció un excelente proyecto, me tocó laborar ahí como reportero, co editor y editor del 2007 al 2009 a lado de grandes figuras del periodismo sonorense.

Puedo asegurar con orgullo que ese medio fue el que realizó la cobertura más completa de la tragedia de la Guardería ABC, recuerdo que marcamos la pauta en cada una de las investigaciones sobre ese tema, presentamos la mejor información, nos adentramos como nadie, hasta que un día un golpe sobre la mesa que se escuchó en toda la redacción, frenó de golpe toda la cobertura, ya no se publicó una sola nota en ese medio sobre esa tragedia.

El Expreso inició en el 2005, recuerdo que en sus inicios realizaba un periodismo diferente, para muchos era en cierta forma alocado, para otros era una genialidad.

Recuerdo que en ocasiones mientras todos los periódicos sacaban una portada sobre la nota del Gobernador o algún político, el Expreso presentaba la entrevista a un niño de la calle, o un vendedor de mazapanes, siempre buscaba ser diferente y dar de qué hablar, eso en lo personal me gustaba mucho.

Pero con el tiempo fue perdiendo esa esencia, buscando la forma de sobrevivir, se metió más de lleno al tema de la política y sus publicaciones se volvieron muy similares a su competencia.

Sus principales cabezas buscaron basar o generar un éxito mediante un régimen bastante autoritario hacia su área de redacción, mucho de su personal aseguraba que sufría altos niveles de estrés, incluso recuerdo algunas crisis nerviosas entre alguno de ellos.

El Expreso ha contado entre sus filas con excelentes periodistas y trabajadores de la información, como es el caso de Juan Carlos Zúñiga, Eduardo Sánchez, Jesús Ibarra, Guillermo Carrillo, Arturo Llanes Reyes, Ulises Gutiérrez, entre otros, pero la mayoría de ellos nunca pudo desarrollar su potencial por el esquema de trabajo que tuvieron que sortear y muchos de ellos terminaron renunciando o los renunciaron como se dice comúnmente.

No me mal interpreten, el Expreso como tal es un gran proyecto, creo que es el medio de comunicación que más se ha tenido que reinventar para poder convertirse en una seria competencia de El Imparcial.

En lo personal creo que despedir a personal con amplia experiencia es un gran error, pues eso los aleja de una de las mejores estrategias para sacar adelante a un medio de comunicación, que es la generación de contenido de calidad para sus lectores o radio escuchas.

Si solamente dejas a tu personal con menor experiencia, corres el riesgo de convertirte en un medio maquilador de notas, con información sin trascendencia y bajo ese esquema el fracaso está garantizado.

Como ya lo había mencionado en otra columna, la principal ventaja de los periódicos impresos sobre los medios basados en redes sociales, es precisamente la experiencia que tienen para brindar contenido de calidad, investigaciones y temas originales.

En el caso del Expreso creo que es importante que revise sus primeras publicaciones, que vuelva a sus orígenes, en ese tipo de periodismo está la verdadera clave de su rescate, además de orientar a su personal del área de redacción, darles el valor que se merecen, que no los vean como enemigos, sino como aliados, como socios de la empresa.

Le deseamos al Expreso la mejor de las suertes en su proceso de evolución, es importante que todos los medios de comunicación salgan adelante por el bien del gremio periodístico.

*El autor de esta columna es Licenciado en Ciencias de la Comunicación con más de 20 años de experiencia como reportero, editor, productor y jefe de redacción en los medios de mayor importancia del Noroeste de México.
Contacto: delarosahmo@gmail.com

Fuente: Allan de la Rosa