Opinión

Van sobre bienes de una veintena más de ex funcionarios

La conformación de la Unidad Especializada de Inteligencia Patrimonial y Financiera a cargo de Alejandra Santiago Sainz

por parte de la gobernadora Claudia Pavlovich es una de esas jugadas que la estábamos esperando desde que tomó posesión y que sabíamos que no sería fácil llevarla a cabo.

La conformación de la Unidad Especializada de Inteligencia Patrimonial y Financiera a cargo de Alejandra Santiago Sainz por parte de la gobernadora Claudia Pavlovich es una de esas jugadas que la estábamos esperando desde que tomó posesión y que sabíamos que no sería fácil llevarla a cabo.

Tuvieron que moverse muchas piezas para que se lograra el objetivo, primero desde la creación de la Fiscalía Anticorrupción para que los ex funcionarios saqueadores del erario público no alegaran falta de capacidad legal en base a tiempos, es decir, que sus delitos prescribieran.

Luego fue el movimiento de la duración en sus cargos del Fiscal Estatal, el de Anticorrupción y Electoral cuya permanencia en sus cargos rebasará el sexenio.

También debemos de contar en esta serie de puntos la creación del sistema ciudadano anticorrupción, el reforzamiento del instituto de transparencia y la ciudadanización en cuanto al chequeo de la productividad de los legisladores locales.

Luego tuvimos el reforzamiento del poder judicial gracias a que la gobernadora promulgó el decreto por el cual se reconoce la competencia de jueces en materia de extinción de dominio mediante el cual el Estado podrá perseguir los bienes que se hayan adquirido de manera ilícita con recursos públicos e incluso se podrá exigir la reparación de daños patrimoniales cometidos por servidores públicos que sean denunciados, aplicándose la extinción de dominio para que regresen esos bienes al Estado.

Se tuvieron que dar cambios en la constitución estatal, en las diferentes leyes insertadas en el sistema de justicia y sus reglamentos para que naciera, en una unión ciudadana conjuntamente con los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, la mencionada UNIPAF.

De hecho, en esos cambios legales se establece que aquel ciudadano que conozca el caso de algún funcionario o ex funcionario cuyo enriquecimiento lo haya visto o conocido e interponga una demanda, puede lograr en compensación o comisión, por así decirlo, entre el cinco o 20 por ciento del valor total del bien denunciado.

En nuestra justicia estatal, conforme a la ley, no era posible incluso ofrecer recompensas, de allí que ahora estos cambios nos lleven a los ciudadanos a interponer denuncias en las cuales se respete el anonimato y se vea beneficiado quien denuncie.

Lo mejor de esto es que esto incluye aquellos bienes que incluso, hayan sido vendidos por esos ex funcionarios corruptos, así que quienes hayan sido unos aprovechados y comprado bienes, pueden llegar a perderlos.

Se ha comentado que esta unidad no puede laborar sobre ex funcionarios, pero ello es falso pues perseguirá por la vía civil el dinero mal habido de origen y destino que pertenece a los sonorense.

Ahora bien, una vez que el bien inmueble ha sido localizado, como ocurrió en el caso de la ex diputada Mónica Paola Robles a quien incautaron legalmente tres casas, https://goo.gl/AkgV81 dos en Navojoa y una en Hermosillo con un valor de casi 18 millones de pesos, entró pues al asunto de la demanda civil –al terreno pues de la UNIPAF--, lo cual significa que puede vivir en ellas pero no venderlas, rentarlas o desbaratarlas para dejarlas como cascajo.

Su caso seguirá la vía legal correspondiente que más o menos se definirá en un lapso de varios años pero al final pasarán a ser propiedad del Estado pues la demostración de los delitos allí están. Ese es el procedimiento.

Otro detalle interesante es que la ex diputada es la primera que entra en este nuevo sistema, pero también se sabe de una veintena más de ex funcionarios entre los cuales se encuentran su esposo Roberto Romero, ex secretario de Gobierno, el ex gobernador Guillermo Padrés, el ex secretario de salud, Bernardo Campillo, todos los de la plana mayor, incluyendo a Alfonso González Moriños, el empresario bendito del sexenio padrecista, así como los hermanos del ex gobernador, cuñados y todos aquellos cercanos al primer círculo del otrora círculo rojo padrecito.

Ya tienen listas las herramientas legales y empezaron a ejecutarse de tal forma que cuando usted lea esto, habrá una serie de incautaciones que serán noticias. Es cosa de esperar un ratito.

Se ha manejado que buscan la recuperación de poco más de 560 millones de pesos, pero eso es del ex gobernador, vienen cientos de millones más de todos los que conformaron su clica de complicidades.
Hay que tomar en cuenta que desde un principio se habló de un desvío de recursos allende los 20 ó 30 mil millones de pesos. Ojalá se recuperen esas cantidad con lo cual Sonora se iría arriba en algunos indicadores.
Tiene razón la gobernadora cuando dice que con la conformación de esta unidad especializada se cierra el círculo de la impunidad, pues los ex funcionarios en el orden penal se la llevaban con amparos y el orden civil no existen tales herramientas legales.

Por otra parte, era una medida que ya esperábamos todos los sonorenses, independientemente de los aspectos electorales que vivimos, e incluso, más allá de que AMLO sea el próximo presidente de este país y ordene a Alfonso Durazo que dé carpetazo a los casos de los padrecistas que se unieron a Morena buscando el refugio o cobijo penal pues en el caso de la UNIPAF actúa bajo el esquema de las denuncias presentadas por la Fiscalía Anticorrupción.

Por cierto, se sumarán más casos ahora que se dejó en manos de la ciudadanía la interposición de denuncias y la comisión es muy noble de tal forma que los aludidos no sabrán por donde les vino el golpe.
En fin, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com
Twitter: @Archivoconfiden

Armando Vásquez Alegría

Armando Vásquez Alegría

Archivo Confidencial